InicioDiseñoMarketing Social: ¿qué es y para qué sirve?

Marketing Social: ¿qué es y para qué sirve?

El ‘marketing’ social podría definirse, de una forma resumida, como el uso de las técnicas de la mercadotecnia para difundir ideas que beneficien a la sociedad. Su objetivo es que las personas adopten ideas o comportamientos positivos y/o eviten actitudes que se consideran perjudiciales.

Philip Kotler, considerado el padre del ‘marketing’ moderno, definía el ‘marketing’ social como “el diseño, implantación y control de programas que buscan incrementar la aceptación de una idea o causa social en determinados grupos objetivo”.

Para conseguir este propósito, el ‘marketing’ social utiliza las mismas herramientas que el tradicional, como la publicidad o la investigación de mercados, pero con objetivos que más allá de la venta de un producto o un servicio. El informe “Marketing de las causas sociales” de Cristina Olarte (Universidad de La Rioja), Eva Marina Reinares (Universidad Rey Juan Carlos) y Manuela Saco (Universidad CEU San Pablo), establece los pasos de un plan de ‘marketing’ para lograr los propósitos sociales de la empresa.

Informarse al dedillo

En esta fase conviene recopilar la información y contrastarla para detectar las líneas de actuación. Solo cuando la empresa conozca las causas objetivas del problema, podrá formular las hipótesis correctas y establecer soluciones viables.

Actuar dentro y fuera

Según el investigador Miguel Ángel Moliner Tena, en su libro “Marketing social, la gestión de las causas sociales”, el ‘marketing’ abarca tres grandes áreas que una empresa no debería descuidar.

‘Marketing’ social interno: si los propios miembros de la compañía no creen en la causa, es difícil que la puedan transmitir con efectividad a los demás. La empresa debe fomentar el cambio cultural desde dentro y en sus propios trabajadores para poder comunicarse hacia el exterior de una forma efectiva.

‘Marketing’ social externo: se trata de acciones publicitarias para dar a conocer la causa, campañas, eventos… Es decir, de todas las estrategias que se realizan hacia fuera para dar a conocer los valores y actitudes que promueve la empresa, crear opinión e invitar a los demás a implicarse.

‘Marketing’ social interactivo: el receptor se concibe como un agente activo con capacidad crítica y herramientas para interactuar con la empresa y dar su ‘feedback’. El ‘marketing’ social no descuida al cliente que asume la causa como propia y lo tiene en cuenta como un agente más de la campaña.

Ponerse en marcha

Llega el momento de la acción: toca determinar qué va a hacer la empresa para abordar el conflicto. Estas son las opciones que marca el ‘marketing’ social:

Informar o educar: Hay muchas causas sociales que tienen como objetivo informar o enseñar a la población. Se trata, por tanto, de llevar a cabo programas educativos como campañas de higiene, nutrición, concienciación de problemas del medio ambiente, etc.

Estimular acciones que beneficien a la sociedad: Se trata de hacer un llamamiento para que el mayor número de personas realice una acción determinada durante un período de tiempo determinado. Por ejemplo: una carrera solidaria.

Cambiar comportamientos perjudiciales: hacer una labor de concienciación para que las personas abandonen algún hábito que les esté haciendo daño. Por ejemplo: campañas contra el consumo de drogas o a favor de una alimentación más saludable.

Favorecer a un grupo social vulnerable: segmentar a la población para que las campañas sean más efectivas, en vez de abarcar causas más generales.

Por: BBVA

close

Únete a nuestras novedades y se parte de nuestra comunidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Debe leer